domingo, 9 de febrero de 2014

Debates adentro y afuera

La presión del contexto de la tríada especulativa (agroexportadores, industriales y comerciantes) provocó interrogantes sobre la capacidad del equipo económico. En estas circunstancias, el paulatino alejamiento, iniciado en 2011, de los realistas pragmáticos de la escena política –es decir, de los políticos portadores de un especial conocimiento de las inquietudes e intereses territoriales- ha venido a ser reemplazado por el ascenso de los técnicos ministeriales en 2013, afines a los incondicionales ingenuos (adherentes con escasa militancia territorial, partidarios de una democracia delegativa que deja plena en plena confianza y responsabilidad –y soledad- a las decisiones políticas en la figura de Cristina Fernández).
El debate transita también una discusión sobre el futuro del kirchnerismo y el rol de las identidades partidarias, ante una necesidad natural de toda fuerza política de lograr una renovación dirigencial y generacional, y una necesidad ieológica de dar una ruptura cuanto menos simbólica (en personas, en ideas) del Partido Justicialista respectyo de los dañosos procesos neoliberales argentinos.
Siendo acusados recurrentemente de verborrágicos y agresivos por la oposición, las gestiones de Guillermo Moreno en Comercio Interior y Aníbal Fernández en Jefatura de Gabinete habían introducido ciertos límites del gobierno nacional frente a los formadores de precios y cuestionamientos políticos. Estas figuras, del peronismo tradicional, contarían sobradamente con un carácter práctico para la gestión, pero implicarían limitaciones en su capacidad de apertura para dar nuevos sentidos al rumbo político y desarrollar un proyecto propio. Por sus formas, la asociación a los comportamientos hostiles de la dirigencia peronista del GranBA es un lugar previsible.
GENERACIONES. El ministro de Economía Axel Kicillof y el
Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Daniel Scioli.
En este sentido, se advierte una notable diferenciación que gran parte de los sectores de centroizquierda formulan sobre el gabinete nacional actual, en que predominan las críticas a las decisiones sobre las decisiones, y las que se realizan sobre los ejecutivos distritales, donde se cuestionan prácticas y relaciones poco claras o incompatibles.
Daniel Scioli, hipotético sucesor a la presidencia, no arriesga demasiado y establece su base de apoyo en el Partido Justicialista sin recrear aperturas transversales. Apuesta, en última instancia, a la capacidad de convocatoria de un perfil tradicional del peronismo, con los adherentes históricos alineados en subalternidad de una dirigencia capaz de pedir “mano dura” y “distribución de la riqueza” de acuerdo a las manipulaciones de la opinión pública. Bajo la democracia de audiencia actual, apuesta a conjugar el encuentro litúrgico del pasado y el marketing televisivo que hizo célebre a Francisco de Narváez o al bruto empresario agropecuario Alfredo Di Angelis.

La cuestión es, en definitiva, ¿cuánto puede arriesgar el peronismo, sin el kirchnerismo, ante el recuerdo cómodo de la dirigencia en la década del 90´?

viernes, 7 de febrero de 2014

El problema de los precios

Durante las últimas semanas, pese a los intentos por bajar los niveles de incertidumbre en distintos rubros comerciales (especialmente los vinculados de una u otra manera al rubro de la construcción: casas de electricidad, corralones, ferreterías, etc.), ha sido limitada la venta señalando un “desconcierto sobre al estabilidad del doblar”. Esto constituye un grave problema para las familias beneficiadas por el programa de construcción de viviendas familiares PROCREAR, ya que dadas las revisiones del estado de la construcción cuatrimestrales no es admisible caer en demoras. El reciente acuerdo de precios con corralones quizás pueda ser una solución, pero sólo el tiempo dirá.
Otro tanto sucede con los precios de productos de primera necesidad en los hipermercados, cuya respuesta habitual a los acuerdos de precios es el retiro de productos de las góndolas, especialmente en las ciudades del interior.
No basta denunciar maniobras especulativas o flashes mediáticos de consensos (tácticamente) inexistentes entre gobierno y capital, aspecto que devalúa en márgenes preocupantes al Estado como instrumento de la soberanía popular. La amenaza de sanciones es una recurrente operación retórica vaciada frente al empresariado argentino.

Quizás sea tiempo de recordar al buen  liberal que fue Locke, pensando en la imposibilidad de gobernar sin la espada. 

viernes, 31 de enero de 2014

Y Viglietti cantó "A desalambrar"...

Daniel Viglietti.
Bajo el siempre acartonado público que caracteriza una de las más aclamadas diestras tradicionales argentinas, el cantautor Daniel Viglietti entonó el 30 de enero su repertorio de reivindicaciones a la memoria de las aniquiladas generaciones de idealistas latinoamericanos frente a las ofensivas del capital trasnacional y los apátridas locales.
El repertorio televisivo fue de apenas tres cancones, débilmente aplaudidas por atónitos espectadores, muy lejano al “A desalambrar” y más proclives quizá al hit mediático “El campo somos todos”.  Incluso los desheredados, condenados al hacinamiento y la negación. Todos somos propiedad del campo.
Si el folklore pretende entonces ser la abstracción del pueblo, debieran considerar los organizadores que la pretensión de pluralidad debería afirmarse sobre un marco más amplio que la concepción conservadora de familia, patria y (por supuesto) propiedad. No es una asunto de problematizar y dividir (y si así lo fuese, ¿cuál es el problema?) sino del inmenso adormecimiento del civismo en principio, y de la solidaridad y el pensamiento prospectivo en segundo término, en tanto valores de cohesión social. Se trata, sin más, de homenajear a los muertos que dieron en su sangre derechos políticos y la misión de un mundo igualitario, y evitar diluir en un episodio fragmentado y arrinconado en la historia la forzada iniciativa de una desaparición ideológica, una equivocación romántica de impúberes.
Una muestra, acaso, de los límites del Zeitgeist, en que acaso la revisión de los setenta no ha pasado de un caprichoso consumo cultural.

jueves, 30 de enero de 2014

El clima económico tras el levantamiento de la limitación en la compra de dólares

El lunes 27 de enero, el economista Marcelo Zlotowiagzda se refirió en su editorial la liberalización de la compra de dólares anunciada el día 24 por el jefe de gabinete Jorge Capitanich y el minsitro de economía Axel Kicillof.. En esa oportunidad, sostuvo Zlotowiagzda que el éxito de la medida dependería de la obtención de liquidación, liberándose la retención a las exportaciones bajo la atenta observación de los movimientos del dólar. Un seguido  aspecto se vincularía a la demanda del público, habiéndose registrado en el primer día de habilitada 50.00 pedidos de autorizaciones. La amenaza inmediata es la pérdida de reservas dependiendo exclusivamente de la capacidad e maniobra del Banco Central. Un aspecto de especial atención sería la traslación a los precios, con un antecedente exitoso en 2002. Limitar el impacto en el bolsillo de los consumidores sería entonces una media prioritaria.
Seguidamente, en el programa se consultó a distintos hombres experimentados en materia de la dinámica del mercado.
Guido Zanleris señaló que se estaría asistiendo a una corrida bancaria. Tras al liberalización, señaló dos escenarios para una mis a situación: un “dólar blue” (ilegal) tendería a bajar, conjuntamente con una salida rápida de las reservas del Banco Central. Esta situación generaría un tipo de cambio no sostenible. Siendo necesario incorporar como principio de acción el entendimiento de los incentivos de los actores económicos, moderar las tasas de crecimiento de la oferta monetaria se presentaría como una acción inmediata y dura hasta la reformulación de un programa económico provisto de una nueva serie de medidas de fondo.
El representante de la Cámara e Supermercadistas Chinos, Miguel Ángel Calvete, señaló la existencia de racionamientos de los mayoristas, derivando en faltantes, por lo cual la organización llevaría una denuncia a al secretaria de comercio.
El representante de la carne Alberto Samid confirmó el trascendido de una propuesta a la dirección del Mercado Central. Acusó del problema de la inflación a la especulación de los supermercadistas extranjeros y dijo que era un problema ficticio: siendo los costos de la producción de alimentos en pesos, no tendrían razón para elevarse conjuntamente con el dólar. También anunció que es momento de propiciar acuerdos más profundos con los países petroleros, accediendo a un bien dolarizado en un intercambio pro alimentos.
Durante la jornada, la presidenta Cristina Fernández señaló en las redes sociales que el malestar generado por las corridas bancarias habría sido uno de los temas conversados con la presidenta brasileña Dilma Rousseff.


Noticias relacionadas:

domingo, 26 de enero de 2014

Andrés Asiain opina sobre el valor de cambio y el costo social de la depreciación del peso

El jueves 23 de enero de 2014 el director del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz, el economista Andrés Asiain, fue invitado al programa 678 para dialogar en torno al panorama económico argentino. El día anterior, el peso se devaluó o,50 centavos, y durante la jornadaza presidenta Cristian Fernández anunció el programa “Progresar”, destinado a jóvenes de sectores humildes de 18 a 24 años para la culminación de la escolaridad básica o el ingreso a estudios superiores, dotando a los destinatarios de la suma de 600 pesos mensuales.
Andrés Asiain.
Asiain reflexionó sobre las pujas por el tipo de cambio y el impacto de la depreciación del peso. De acelerarse la devaluación, consideró que el gobierno debería prever medidas compensatorias. Un lugar de atención seria la cadena de distribución de alimentos, ameritando una intervención que podría implicar el monopsonio para la compra de trigo y su venta al mercado interno para frenar el brote especulativo.
Otro aspecto, ligado a reforzar los lazos entre el Estado y los sectores de mayores necesidades es el estudio de las causas de malestar en los sectores de bajos ingresos, conocer y comprender sus condiciones y entorno de vida, lo que ameritaría mayor acompañamiento y políticas típicas como la urbanización de las villas o la implementación de planes de vivienda.


sábado, 18 de enero de 2014

La doble moral del socialismo francés

Desde inicios de la semana, el otrora orgulloso pueblo francés, que supo ser violento como la guillotina y arrogante promotor de la igualdad de os hombres por mandato del derecho natural, se ha visto conmovido por una situación nada cercana al espíritu de la comuna revoltosa: su presidente, el socialista (socioliberal) Francoise Hollande confesó finalmente su infidelidad y su romance con la actriz Julie Gayet.
La noticia recorrió el mundo y abarcó distintos noticieros. Sin embargo, un impacto menor tuvieron –según testimonia el enviado especial del diario Página/12, Eduardo Febbro- los otros anuncios del mandatario francés el martes 14, en la nueva relación entre Estado y burguesía.
Es así que, de aquí a 2017, se eliminarían las cotizaciones familiares para las empresas y los trabajadores independientes, lo que permitiría economizar a las empresas 5.300 millones de euros, en una medida (hipotéticamente) dirigida a ampliar los puestos de trabajo. Seguidamente, otra serie de anuncios deja poco margen para casualidades: la afirmación de emprender una “lucha contra el fraude a la seguridad fiscal”, la “simplificación de la política impositiva” y la “disminución del gasto público” refieren a una política de decrecimiento de la función estatal y una concesión al sector productivo.
Dada esta coordinación Estado-empresarios, la posibilidad de un vuelco en el gobierno está dada en la posibilidad de convertirse en una alianza flexiibilizadora anhelada por la oposición de derecha, que ha contado con el rechazo del sindicalismo. Por supuesto, sabrán los trabajadores si la iniciativa es válida ante una retracción de los puestos de trabajo o si se trata de otra nueva cooptación del Estado.
También es preciso recordar que otros episodios ligados a decisiones del mandatario revistieron menos interés que el frívolo affaire de Hollande. Así, la masacre sobre la población libia para destituir a Muammar al Gaddafi en 2011 promovida junto con Estados Unidos y Gran Bretaña, o la invasión a Malí en 2013 luego, no ameritaron ninguna reflexión sobre  la patética nostalgia hacia el pasado imperial francés.
Penosamente, el intervencionismo criminal o la afirmación militar en el club de los segundones subsisten con influjo napoleónico, en tanto el Antiguo Régimen continúa modelando la moral popular, herido ante el vejamen del presidente infiel y la caprichosa sanción del matrimonio igualitario.



lunes, 30 de diciembre de 2013

Las ejecuciones públicas de Estados Unidos contra sus enemigos internacionales

Una de las nuevas características de la guerra sicológica llevada adelante por el gobierno estadounidense desde los tiempos de la administración Bush es el asesinato de referentes políticos opositores a la ingerencia estadounidense en sus respectivos territorios. Las sucesivas ejecuciones de Saddam Hussein, Osama Bin Laden o Muammar Al Gaddaffi ejemplifican el avance de la política imperial estadounidense sobre cualquier Estado militarmente incapaz de defender su soberanía.
EJECUTADOS. El terrorista islámico Osama Bin Laden,
y los ex presidentes de Irak y Libia Saddam Hussein y 
Muammar Al Gaddaffi.
De este modo, la violación de la soberanía pakistaní para bombardear a través de drones o perseguir al líder negativo del 11 de septiembre, junto con las ejecuciones de dos jefes de Estados, son episodios criminales de una política de Estado ejemplificadora.
Frente a la configuración y publicitación oficial de un enemigo público, las pautas protectoras de legalidad son dejadas sin efecto ante la hipotética venganza condensada en forma de decisión política.
En un contexto global en que las nuevas tecnologías provocan en su difusión nuevos espectáculos de múltiples e ignotos productores, la ejecución de los adversarios y su difusión es el mensaje más caro de un Estado que predica libertad y derechos pero sólo bajo el sálvese quien pueda de las pseudodemocracias neoliberales. 

Màs informaciòn: