martes, 3 de febrero de 2015

¿Quién vigila a los vigilantes?



“Obviamente, la peligrosidad de las sociedades secretas
se basa en que sigilo les confiere una ventaja muy grande
con respecto a las sociedades abiertas y democráticas. El
secretismo el da a sus miembros la posibilidad de actuar sin
que otros los sepa; elimina las pruebas. Además, si existen
las sociedades secretas es porque existen objetivos secretos.
Si estos objetivos secretos fueran compatibles con el ideario
de las democracias, no tendrían por qué ser secretos. No sólo
las sociedades secretas poseen objetivos secretos, sino también
medios de acción ilegales y muchas veces criminales”
(Walter Graziano, Hitler ganó la guerra)


Los problemas de la humanidad no por antiguos pierden su plena vigencia. En una sociedad tendiente a sufrir la atracción por el discurso demagógico y las respuestas represivas, la reproducción permanente de sucesos criminales tiene por consecuencia la demanda permanente de “mayor seguridad”, interpretada siempre por el poder político como “mayor número de policías”. No se trata, por supuesto, de perfeccionar la calidad y eficacia de las fuerzas de seguridad en el combate al delito, sino de pactar con los recaudadores para financiameinto político (y, ¿por qué no?) participar en las ganancias del dinero espurio. Con toda una trayectoria académica y ejercicio en función pública, el diputado Marcelo Saín ha advertido por décadas el grave problema de la corrupción en la seguridad pública.
Tras la muerte del fiscal Alberto Nisman ha sido retomada la puesta en análisis de los servicios de inteligencia locales. De manera repentina, la totalidad de los instrumentos electorales han reconocido en Jaime Stiuso una lacra del régimen democrático argentino (con la sola excepción de la legisladora de PRO Patricia Bullrich, quizás las chica de la embajada del mes). El aspecto más lamentable sobre la pervivencia de Stiuso bajo el cobijo del Estado desde la última dictadura militar es la abundante información anónima circulante en la web, que adjudica importantísimas conexiones con agencias extranjeras (CIA y MOSSAD) junto con delitos aberrantes como tráfico de personas (y, especialmente) de trata de personas, siendo probada por organizaciones como La Alameda la estrechez de vinculaciones entre el secuestrador y esclavista de mujeres Raúl Martins, Pedro “Lauchón” Viale y el citado Jaime Stiuso.
La red virtual, decíamos, ofrece información abundante sobre el responsable de las renuncias de Gustavo Beliz, Sergio Acevedo y Héctor Ucazuriaga. Algunos ejemplos, a vuelo de pájaro:

. 13/2/2000. Página 12 revela en investigación las prácticas de Stiuso sobre la vida sexual de poderosos y famosos. http://www.pagina12.com.ar/2000/00-02/00-02-13/pag13.htm
. 11/1/2012. Denuncia de financiamiento de la trata a la campañ de Mauricio Macri por la Fundación La Alameda. https://laalameda.wordpress.com/2012/01/11/el-mafioso-raul-martins-financio-la-campana-de-mauricio-macri/
. 30/1/2012. En México, tampoco Martins es un personaje con buenos antecedentes. https://laalameda.wordpress.com/tag/spillman/
. 3/11/2013. Para ver, más allá de la postura del autor, la relación entre redes de política, periodismo y poder judicial. http://www.taringa.net/comunidades/unionporjusticia/6349924/La-Organizacion-de-Inteligencia-secreta-K-Recomendado.html
. 14/7/2013. El dudoso ejercicio moral del espía Viale, muerto en ejercicio.  http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-224450-2013-07-14.html
. 14/7/2013. Más información sobre los desempeños de la carrera de “Lauchón”. http://www.taringa.net/posts/info/16941029/El-historial-de-El-Lauchon-Viale-el-espia.html
. 31/7/2014. Biografía no autorizada de Jaime Stiuso. http://periodicotribuna.com.ar/853-quien-es-jaime-stiusso.html
. 1/9/2014. La oposición al gobierno de Scioli entiende que se puede tratar de una “una trama narco que podría involucrar a los policías bonaerenses.” http://www.lapoliticaonline.com/nota/83159/
. 17/12/2014. Hipótesis de operativo irregular en casa de Viale.  http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-70822-2014-12-17.html
. 21/1/2015. Nutrida recopilación de informes periodísticos hasta la muerte del fiscal Nisman. http://piedrabuena.blogspot.com.ar/2015/01/quien-mato-nisman-cfk-side-o-mossad-la.html


Faltan, en este recorrido la intercepción de correos a la ex ministra de Defensa Nilda Garré, la amenaza en el vuelo helicoptero a la presidente Fernández, entre variis episodios confusos que pueden ser asumidos como "venganzas": es el caso de episodios como la desaparición de Jorge Julio López hasta el asesinato de tres policías en la central de radiocomunicaciones de La Plata.
Como habéis podido apreciar, existe una repetida alusión a la interdependencia entre los espías y la justicia federal, lugar de resolución de los asuntos que afectan la seguridad pública, la reputación del Estado y la vigencia del orden legal. En este caso, la situación de la jueza Sandra Arroyo Salgado como querellante tras la abrupta muerte de su ex pareja (el fiscal Nisman) abre el contexto para especulaciones previsibles. ¿Existiría verdaderamente una conexión entre Stiuso y Arroyo Salgado? ¿qué tipo de relación tendrían, entonces? ¿No debería avanzarse en una democratización (no partidaria, claro) de los jueces federales? ¿cuál es el rol del poder político frente al movimiento de influencias, extorsiones y ejercicios criminales? ¿Qué apoyos puede brindar la ciudadanía, habituada a la permanente contemplación de los episodios más discrecionales de la vida nacional?
La respuesta política debería consistir, dada la gravedad del tema, en un debate público y transparente que arribe a una solución consensuada. Se trataría, ni más ni menos, que de la profundización de un régimen político más soberano y democrático. La cuestión no es nada menor dado que quién ha prometido duplicar los efectivos de una poco transparente policía provincial (http://www.infonews.com/2013/09/25/politica-99754-granados-prometio-100-mil-efectivos-en-la-calle.php) es uno de los nombre más instalados para el Ministerio del Interior de obtener Scioli la máxima magistratura nacional.

La política, pura y dura, evidencia que sus reglas son lo suficientemente complejas para reducirla a dar cantos en una plaza o fabular el inminente derrumbe de quién decide los destinos colectivos de una población en situaciones de alto interés nacional. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada