viernes, 7 de febrero de 2014

El problema de los precios

Durante las últimas semanas, pese a los intentos por bajar los niveles de incertidumbre en distintos rubros comerciales (especialmente los vinculados de una u otra manera al rubro de la construcción: casas de electricidad, corralones, ferreterías, etc.), ha sido limitada la venta señalando un “desconcierto sobre al estabilidad del doblar”. Esto constituye un grave problema para las familias beneficiadas por el programa de construcción de viviendas familiares PROCREAR, ya que dadas las revisiones del estado de la construcción cuatrimestrales no es admisible caer en demoras. El reciente acuerdo de precios con corralones quizás pueda ser una solución, pero sólo el tiempo dirá.
Otro tanto sucede con los precios de productos de primera necesidad en los hipermercados, cuya respuesta habitual a los acuerdos de precios es el retiro de productos de las góndolas, especialmente en las ciudades del interior.
No basta denunciar maniobras especulativas o flashes mediáticos de consensos (tácticamente) inexistentes entre gobierno y capital, aspecto que devalúa en márgenes preocupantes al Estado como instrumento de la soberanía popular. La amenaza de sanciones es una recurrente operación retórica vaciada frente al empresariado argentino.

Quizás sea tiempo de recordar al buen  liberal que fue Locke, pensando en la imposibilidad de gobernar sin la espada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada